HUMOR CIENTÍFICO

HUMOR CIENTÍFICO
¿Con qué se cura la anemia? Con Fe

lunes, 24 de febrero de 2014

25 ANIVERSARIO DEL LLANES

Qué mejor comienzo que reproducir mi colaboración al 25 aniversario del IES LLanes.
   
                                                                blog del 25 aniversario

Back home

Abril 2012. Voy al Llanes a echar un vistazo. Voy a salir del Félix y soy felix. Después de hablar y dar una vuelta, soy más felix todavía: me gusta lo que veo. Los hados me son propicios y la adjudicación es definitiva. Estamos a finales de mayo.
Septiembre de ese mismo año. Comienzan las clases y empieza un curso duro, agotador e intenso, pero gratificante: ¿qué demonios decía la ley de Proust?,  ¿Cuál es el maldito sentido en el que circula una corriente  inducida en una espira?. A estudiar tocan.
Pero acaba el curso y mis niños de primero (de bachiller) aprecian lo que hago y los de segundo están contentos (o eso dicen). Pequeños triunfos que hacen que esta profesión, tan maltratada  por todos, tenga sentido.
Me voy a mi playa y coincido con Mari cruz y Pedro. Hablamos y me da alegría haberlos visto . Estoy bien donde estoy. Es agosto 2013.
Empieza el nuevo curso. Ya no soy un extraño y mi humor ha cambiado. Doy clase más   relajado y no tengo que controlarme para saltar como una fiera cuando un alumno saca los pies del plato. Bien, ya no tengo el veneno del Félix en el alma.
Llega la Navidad de 2013 y acudo a la iglesia de Omnium Sanctorum para ver el concierto del coro del Llanes. ¡Cuántos profes hay en el coro!. Me emociono escuchando a Marina cantar el “Merry Christmas” de John Lennon y tarareo con Ricardo el “Jingle Bells Rock”. Al final me sorprendo a mismo dando un sincero abrazo a Miguel Ángel. Debe ser el espíritu navideño, me digo y pienso que ya tengo una excusa mas para que me guste la navidad.
Al día siguiente voy con los alumnos de física de excursión. Aprenden y aprendo mientras pasamos una agradable mañana juntos, bromas incluidas. Visitamos las ruinas de la Encarnación, la catedral, la Giralda y… esa vieja aula donde yo estudiaba química,  hace ya 30 años. Se sientan en mi sitio. Les encanta el ambiente del siglo pasado (¡lo es!) y les hago una foto.
Entramos en el IES San Isidoro y se asombran con las grandes personas que fueron alumnos y que conocen por los libros de texto: Machado, Bécquer, Severo Ochoa….
            Les cuento que una de mis aspiraciones de siempre era llegar a ser profesor en el San Isidoro. Alguien me comenta que puedo cambiarme dentro de algún tiempo.
Pero no siento eso ahora.
Lo confieso:
- Ya no tengo interés –les digo- ahora yo también soy del Llanes.-

                                                                                  Manuel Centeno

9 comentarios:

  1. A pesar de tu "in-felixidad", excompañero, no vamos a comentar el contenido de tu ¿artículo? porque ya te retratas tú solo, sobre todo teniendo en cuenta que todavía antiguos alumnos tuyos, los "venenosos" del Félix siguen tus pasos por la red. Han sido ellos los que, ofendidos, nos han dado noticia de este escrito tuyo, en el que para conmemorar el 25 aniversario de un centro educativo no se te ocurre mejor manera que despreciar otro. Supongo que ya sabrás a estas alturas de la vida que un instituto no son paredes y alumnos más o menos simpáticos, sino también profesores que se involucran y respetan la profesión. Nos da mucha pena que el Félix sólo te dejara veneno.

    De todas maneras, como aún en esta seguimos siendo profesores de Lengua, permítenos sugerirte que algún profesor de tu nuevo instituto revise la ortografia y puntuación de tus "artículos".

    Te saludan tus envenenados compañeros Marisa y Florencio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. He leído con atención vuestro comentario y no entiendo algunas cosas. La primera es que yo no digo en ningún momento que haya "alumnos venenosos". Ni menciono para nada el trabajo de nadie, ni comento lo simpático o antipático que me resultaba nadie.
      De mi entrada se deduce que me quería ir, cosa que era algo conocido de sobras, y que tenía un fuerte sentimiento de estar a la defensiva en el aula, sin relajación. Ese es el sentido de la frase del "veneno"y eso ni se puede evitar si se siente y no es despreciar al centro
      Que me encuentro mas a gusto aquí no es despreciar al Félix.
      En cuanto a los compañeros, el recuerdo que tengo de ellos es el mejor. Y son unos unos profesionales enormes. No buenos, enormes.
      Y claro que tengo gratos recuerdos del Félix, faltaría mas. Sobre todo de los compañeros, pero también de alumnos, como no podía ser de otra forma.
      En cuanto al tema de ortografía y demás, pues seguro que la razón es vuestra.
      Y por último, siento que haya personas que se hayan molestado, pues nunca estuvo en mi mente esa intención.

      Eliminar
    3. Te agradezco, Manolo, esta aclaración. Estoy seguro de que no pretendías molestar a nadie ni echar tierra sobre lo que tú como yo, como tantos otros, tratamos de construir día a día. A veces no somos conscientes del eco de nuestras palabras; se nos escapan y sin querer van a herir a quienes apreciamos. También, sin querer, nuestras palabras pueden contribuir a dar una idea inexacta de lo que es un centro. ¿Piensas, acaso, que tus nuevos alumnos tras leer el artículo son capaces de ver el cariño que en realidad tienes al Félix? Por ello te vuelvo a agradecer tu aclaración y, más aún, aquella con la que respondes a ese anónimo alumno que también se sintió herido. Bien sabes que, aunque humilde, el Félix es tu casa, como lo es mía, como lo es de todos los alumnos y profesores que hemos pasado por él. Por eso, porque también eres de aquí y te queremos, nos dolieron tus palabras. Por eso, porque también eres de aquí y te queremos, te damos las gracias por tus aclaraciones.

      Eliminar
  2. Es una pena que utilices este medio para criticar, de cualquier manera, a un centro público. Que pena también que solo te llevaras malos recuerdos y "Félix-veneno". Espero que no. Estoy seguro que tambien te llevaste bonitos recuerdos, compañeros y buenos alumnos. Eso es lo que nos llevamos muchos alumnos de ti: respeto y enseñanza.

    Espero que el año que viene nos toque a todos la lotería del Félix! ;)

    Te saluda:

    "Un ex venenoso alumno del Félix, que siempre llevará este centro por bandera y orgulloso de haber pertenecido a esta gran familia 'Félix-Venenosa' "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que tengo buenos recuerdos del Félix. ¿Cómo no acordarme con agrado y una sonrisa, por ejemplo, de los "jóvenes costaleros de Pino Montano o del grupo al que organicé un viaje a Barcelona de fin de etapa?. O el grupito que me hizo un vídeo de feliz cumpleaños.
      Y claro que hubo alumnos buenos: hopy sé que son enfermeros, qiímicos...
      Y de los compañeros ni te cuento: voy dos o tres veces al año a verlos y algunos los considero mis amigos (por lo menos para mí es así). ¡Si estuve trece años con alguno de ellos!.
      Pero esto es independiente del tema profesional que un alumno no vive y por tanto, no comprende.
      Yo sé que un alumno vive su centro de forma distinta a un profesor. Seguro que para muchos de vosotros fue una etapa maravillosa e inolvidable y vuestros profesores fueron fantásticos. Es normal, hay unos grandes profesores en el Félix que se preocupan por sus alumnos.
      Con lo del veneno te pido que no extrapoles. Era una frase con un sentido claro: mostrar la sensación que tenía de no estar relajado en clase. No hay alumnos venenosos ni familia venenosa.
      Un saludo de tu ex profesor.

      Eliminar
  3. Como alumna de tu nuevo centro solo puedo darte las gracias, porque gracias a tus ganas de enseñar y a la graaaaaaaan paciencia que tienes con nuestra clase has conseguido que una asignatura a la que antes no echaba mucha cuenta como es química, este año me guste mucho más y me den ganas de estudiarla; porque este año estoy consiguiendo aprobar una asignatura que no podría aprobar sin los apuntes que pones a disposición de todos (cosa que te agradezco especialmente) y porque aunque te conozca solo de este año puedo afirmar y afirmo que eres el mejor profesor que he tenido hasta ahora.
    Espero que año tras año sigas enseñando a todos los alumnos del Llanes para que puedan admirarte como hacemos tus alumnos de ahora.
    Con cariño, una alumna de 2º de bachillerato.

    ResponderEliminar
  4. Después de haber tenido el gran placer de conocerte, reconozco, como mi compañera que ha comentado anteriormente, que pocos profesores tan buenos como usted he tenido, y que cada día me sorprendo más de la calma y la paciencia que tienes con nuestra clase, en general y en particular, puesto que personalmente conmigo también has tenido oportunidades de perder la paciencia.
    Agradecida es poco, me siento más que eso, me siento como si por fin alguien se involucra con cuerpo y alma en nuestro aprendizaje (hablo de la asignatura en concreto).
    Me llevé escuchando buenos comentarios sobre ti todo el curso anterior, y el primer día de 2º de bachillerato, cuando me enteré de que eras tú quien nos daba química, aseguro que las caras que pusimos los de mi clase expresaban tal alegría que no sabría describirlas.
    Gracias, mil y una vez más.
    Dejar huella no es trabajo fácil, y lo estás consiguiendo.
    Otra alumna cariñósamente (me gusta inventar palabras, lo siento) agradecida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por vuestras palabras. Me hacen tomar fuerzas para seguir trabajando y sacar a la luz lo mejor de vosotros mismos.

      Eliminar